The Rebel Press Independent Media Network

25 de Noviembre: Día Internacional de la Eliminación a La Violencia Contra La Mujer


A pesar de la incertidumbre e inseguridad que se vive en el país, una multitud en su mayoría mujeres salió a las calles de la ciudad de México en conmemoración del 25 de noviembre, día que fue aprobado en 1993 por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer ya que en el mundo casi el 70% de las mujeres sufren o han sufrido algún tipo de violencia.

"¡Ni una más, ni una más, ni una asesinada más!" y "¡Ahora, ahora, se hace indispensable presentación con vida y castigo a los culpables!" fueron algunas de las consignas que se dejaban escuchar por las calles de reforma ante la movilización social en la cual participaron tanto hombres como mujeres.

Diferentes organizaciones sociales y políticas como: Mujeres y la 6ta, Movimiento contra el Feminicidio, Mujeres Trabajadoras Indígenas, Estudiantes en Resistencia, Yo soy #132 Feminista, Partido Obreras Socialistas, Pan y Rosas, Juventud Anticapitalista, Socialista y Revolucionaria, Rosas Rojas, Grupo Feminista, Representantes de la comunidad de Atenco y Frentes de resistencia adherentes a la otra campaña estuvieron presentes en la jornada contra la violencia hacia la mujer, la cual comenzó en el monumento a la mujer y concluyó en Bellas Artes.

Durante la asamblea se tomó lista de los nombres de todas las mujeres víctimas de feminicidio, recordando así a todas las compañeras a la vez que se hacía un llamado a todas las mujeres y hombres a que se unieran a la lucha contra la violencia de género que se vive en nuestro país; en donde el gobierno de México en vez de erradicar, ha perpetuado la violencia y los crímenes ejercidos contra las mujeres. Claros ejemplos son: los feminicidios en Ciudad Juárez, la violación de mujeres en Atenco en el 2006 por parte de la policía mexicana (operativo ordenado por Enrique Peña Nieto ex gobernador del Edo. de México) , el aumento de feminicidios en el Estado de México (a partir de la gubernatura de Enrique Peña Nieto 2005-2011), los feminicidios en Nuevo León y Guanajuato, los asesinatos de mujeres dentro del marco de la guerra contra el narcotráfico y la militarización en comunidades, entre muchos casos más, los que en su mayoría han quedado en la impunidad y poco se habla de ellos.

Durante el sexenio presidencial de Felipe Calderón, se creó la “Ley general de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia” en la que ya se hacía referencia a la violencia feminicida, pero fue después del “caso algodonero” que se reconoció y se tipificó el término femicidio o feminicidio en materia jurídica, como una forma extrema de violencia hacia las mujeres por la violación de sus derechos humanos, en los ámbitos público y privado, conformada por conductas misóginas que pueden conllevar impunidad social y del Estado.

Nulos fueron los resultados de los programas sociales del gobierno de Calderón, pues cifras del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio señalan que durante el sexenio de Calderón 4 mil 212 mujeres fueron víctimas de femicidio y 3 mil 976 desaparecidas, en su mayoría a consecuencia de la “guerra contra el narcotráfico” la cual Calderón encabezó. Este gobierno misógino, déspota y mentiroso, ha dicho que muchas de las mujeres víctimas del femicidio estaban involucradas en el crimen organizado, justificando así tantas muertes y desapariciones, pues de esta forma les resulta más fácil lavarse las manos ante estos crímenes que atentan contra la humanidad y hasta pareciera que el mismo Estado les dijera a las mujeres “se lo merecían”.

Según encuestas recientes reveladas por el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), 42.2% de las mujeres en México mayores de 15 años han sufrido un tipo de violencia emocional, 24.5% les controlan sus ingresos y 13.5% han sufrido violencia física. Es decir que más del 70% de las mujeres en México sufren violencia, la mayoría ejercida por sus propios familiares. La violencia hacia la mujer es un problema preocupante que se ha incrementado en estos últimos años. No es justo que el gobierno trate de normalizar esta violencia, justificarla y culpar a las mujeres de la violencia ejercida hacia ellas.

“No queremos más estadísticas que demuestren solo una parte de la realidad, queremos una respuesta, queremos justicia para las muertas y desaparecidas”, se escucho gritar a una de las mujeres presentes en la jornada del 25 de noviembre refiriéndose al sinfín de cifras provenientes de diferentes instituciones referentes a la violencia hacia la mujer que se vive en el país. Irrelevantes resultan, pues se debe de tomar en cuenta que no todos los casos de violencia son reportados; ya que persisten los estereotipos de género, los cuales están muy arraigados, como por ejemplo: Aún muchas mujeres están de acuerdo que la esposa debe de obedecer y seguir a su pareja, o el que las mujeres agredidas físicamente piensan que son asuntos de familia y no se debe de hablar del tema, o el pensar que una mujer provoca así misma la violencia por la forma en la que se viste o por el hecho de tener muchas parejas. Otro importante factor que se debe tomar en cuenta acerca de las estadísticas realizadas sobre violencia, es que no se toma tanto en cuenta la violencia a mujeres indígenas, pues son condenadas doblemente por el hecho de ser pobres, indígenas y mujeres. No solo las mujeres están sufriendo violencia de género, sino también están sufriendo una violencia institucional.

Nada se ha hecho aún para salvaguardar la seguridad y la vida de las mujeres; solo reformas y más reformas a la “Ley general de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia” es la respuesta que ha dado el gobierno. Frustrante resulta el que enumeren con estadísticas la vida de mujeres; no queremos cifras que reflejen una parte de este problema social, pues con esto, el Estado pretende deshumanizar la violencia de género y normalizar. Conveniente resulta la poca atención y la impunidad con la que se ha tratado la violencia de género, pues el tráfico de mujeres y la explotación sexual es uno de los negocios más rentables después de la industria armamentista.

En México como en muchas partes del mundo, el ser mujer conlleva a una lucha más grande, pues vivimos en una sociedad misógina y patriarcal. Es una lucha contra los estereotipos de género que están tan arraigados, tanto en el estado, como en las instituciones, la sociedad y en nosotras mismas. Es importante y necesario reivindicar la lucha, el pensamiento, reivindicarnos como mujeres en esta sociedad en la que poco espacio nos quieren dejar.

¡No más feminicidios en Juárez, no más feminicidios en el Estado de México, no más feminicidios en ningún otro lado, no más violencia de ningún tipo hacia la mujer!

Fuentes

  1. Casique, Irene; Castro, Roberto. Retratos de la violencia contra las mujeres en México. Análisis de Resultados de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2011. Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias Universidad Nacional Autónoma de México; Instituto Nacional de las Mujeres. Cuaderno 39. Noviembre, 2012.
  2. Consulta de la LX legislatura. Proyecto de decreto reforma diversas disposiciones de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. 8 de marzo del 2007 http://sitl.diputados.gob.mx/cuadros_comparativos/2PO1/0386-2PO1-07.pdf
  3. Echarrí, Carlos; Ramírez, Carla. Mapeo de procesos de atención y construcción de indicadores sobre casos de violencia contra las mujeres. Cuaderno 17, parte 1 y 2. Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la mujer; Instituto Nacional de las Mujeres. Junio, 2010
  4. Herrera, Cristina. Evaluación de las medidas aplicadas para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. Cuaderno 9. . Instituto Nacional de las Mujeres. Octubre, 2009.
  5. Inmujeres. Evaluación y Desarrollo estadístico. Consultado el 26 de noviembre del 2012, en http://www.inmujeres.gob.mx/index.php/biblioteca-digital/estadisticas
  6. Toledo Vásquez, Patsilí. Feminicidio. 1ª edición. Consultoría para Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Ciudad de México, 2009.